sábado, 24 de diciembre de 2011

martes, 20 de diciembre de 2011

miércoles, 14 de diciembre de 2011

tricky

martes, 13 de diciembre de 2011

trenecillo

Ayer coincidieron La Belleza y La Hermosura en la línea del Pinillo. Sin avisos, sin anunciación, sin bombo ni platillo como suele suceder, aunque no nos podamos acostumbrar.
Nadie se sentaba junto a La Belleza aunque algunos estábamos de pie. Puede resultar extraño ahora pero hay que estar ahí, es como cuando una libélula se posa en una rama seca y te quedas quieto para poder seguir adivinando colores. Miraba por la ventanilla a un punto fijo aunque las cosas no paraban de huir hacia atrás.
La Hermosura subió dos paradas después y se sentó en el asiento de al lado. Intercambiaron una sonrisa como si no se conocieran. Mientras una seguía mirando por la ventanilla la otra estuvo un rato largo mirándose las manos. Si yo tuviera esas manos también me pasaría las horas mirándolas.
Aparté la mirada como hacíamos todos los que en el vagón estábamos de pie por no parecer obsesionados y hacer ver que teníamos asuntos más importantes en que pensar, pero cuando empezaron a conversar tuve que mirar otra vez. Era como un cascabeleo. Aunque no se podía saber de qué hablaban seguro que era una conversación deliciosa, se miraban con atención y se contaban por turnos cosas cada vez más interesantes y entretenidas.
En un momento dado La Belleza soltó una carcajada que inundó todo el vagón. La señora que estaba junto a mí salió de su sopor por un momento y lanzó una mirada de reproche. Yo le entendí y quise decirle que estaba de acuerdo, que aquello resultaba un tanto violento, como un pavo real desplegando su cola en una gasolinera. Pero no dije nada porque a esas alturas ya estaba harto de malentendidos y la señora volvió a su sopor.
La Belleza se bajó en la parada de San Andrés y mientras una mitad del vagón seguía sus pasos por el andén, la otra mitad velaba por los movimientos suaves de La Hermosura, que consultaba algo en el móvil y tal vez tecleaba alguna cosa.
Dos paradas más disfrutamos de su presencia, libélula posada en rama seca, sin atrevernos a hacer movimientos bruscos hasta que se levantó y pasó junto a mi para bajarse. Se me ocurrieron varios comentarios casuales sin importancia pero no dije nada. Se bajó y el tren siguió su camino.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Echo de menos la lluvia.

A mi siempre me ha gustado mojarme, nada de paraguas ni chubasqueros, al contrario, desde niño he pensado que había dos lluvias, una lluvia-enemiga que que te calaba hasta los huesos y te obligaba a refugiarte en un portal, traía resfriados, te estropeaba el día y otra lluvia, la lluvia amiga, que te invitaba a pasear con la cabeza descubierta, te refrescaba el alma y te reconciliaba con el mundo.
Nada diferenciaba la lluvia amiga de la enemiga, depende de como recibieras las primeras gotas. Podías decir "aqui viene la lluvia, que bien" o "que fastidio, aquí está la lluvia otra vez" ese era el juego al que jugaba de niño.
Ya mayor seguía con el juego, y cuando llegaba a los sitios chorreando la gente me preguntaba si no tenía paraguas o si necesitaba una toalla. Yo con mi sonrisa de tonto.
Todavía miro al cielo aunque sé que nunca volverá a llover.

lunes, 5 de diciembre de 2011

sábado, 3 de diciembre de 2011

Despedida


   Esto ha llegado a su final. Los colaboradores tienen su propio blog, con sus cuentos o las participaciones de otros, así que más vale ir a la fuente original. Allí hallareis más información sobre vuestros autores favoritos.
   "Dalí y las moscas" cierran este espacio en el que ha cabido de todo, desde fotografia hasta relatos o artículos, videos de música o reflexiones sobre la teoría literararia. Quiero agredecer a todos vuestra atención,  a los que habeis colaborado y a los que habéis seguido este blog durante los dos años y medio que lleva en la red. Gente de todas partes, como he podido comprobar en las estadísticas,  porque este blog nació con vocación cosmopolita.

jueves, 1 de diciembre de 2011

martes, 29 de noviembre de 2011

Equilibrista urbano

martes, 22 de noviembre de 2011

domingo, 6 de noviembre de 2011

Las hilanderas de Velázquez


Era el tiempo, su tiempo, en que el mito se entretejía en el telar de las acciones cotidianas, metamorfoseando las deidades hasta que llegaban a ser cosa humana.

Así que Palas hilandera maneja habilidosa la rueca, mientras la insolente lydia prepara los hilos ocres y tierra que el viejo artista trenza en su paleta de pintor. Después impregna de ellos el lienzo en vaporosas y luminosas pinceladas de temprano impresionismo. El resultado es sublime, pero el genio está cansado. Y mientras trenza estos hilos, él lo sabe, llegan los últimos trazos de su claroscuro vital.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Todas las horas


    Una hora menos es una hora más. A las cuatro son las tres, a las tres son las dos y así sucesivamente. Por lo que, en realidad, es una hora más todas las horas. Eso significa que, además de este día, transcurrirá otro hasta que pueda verte de nuevo. Qué largo se me está haciendo. Hay horas por todas partes: en el comedor, en la cocina hasta en la terraza.

    No veo la forma de aligerar este día, de hallar consuelo a tantos minutos por delante, así que trato de olvidar escribiendo, que es una forma de exiliarse, de perderse en el tiempo de los otros. He escrito a mis padres, a mi hermana, que vive en Canarias, con su hora de menos y un día que serán tres, he redactado cartas de queja al ayuntamiento, me he puesto a prueba con refranes y aforismos, he hecho cuatro artículos que, en realidad, son cinco porque cuento con una hora de más. O de menos. Porque no hay forma de que el tiempo transcurra como es debido.
   Así que he decidido escribirte, invocar tu ausencia y pasar este tiempo juntos, esta hora que se ha perdido y que se alarga como si fueran dos. Una hora que son todas las horas.

habana blues


Presiona sobre la imagen para verla mas grande

miércoles, 2 de noviembre de 2011

martes, 1 de noviembre de 2011

lunes, 31 de octubre de 2011

sábado, 29 de octubre de 2011

Secuestro


   Era tan insoportable que sus secuestradores, en vez de amenazar con quitarle la vida, manifestaron su propósito de devolverla a la familia sana y salva. Nunca fueron tan felices como entonces.

boceteando...




Presiona sobre la imagen para verla más grande.

lunes, 24 de octubre de 2011

viernes, 21 de octubre de 2011

Actitud positiva

   Tenemos que hacer un trabajo, nos hemos comprometido a ello. No podemos adoptar una actitud negativa. De qué nos serviría. Pensadlo por un momento y pensadlo bien. Pongamos que tenemos que limpiar una estantería. Si antes de hacerlo nos pasamos una hora despotricando contra el proceso de limpieza, quejándonos, analizando sus sutilezas morales, ese proceso se hará más difícil de lo que es. Todos sabemos que esa estantería acabará limpiandose de un modo u otro. La pregunta es: ¿prefieres que lo haga otro? El objetivo es cobrar la paga, ¿cuál es la mejor forma de afrontar el trabajo?, ¿qué estado mental te ayudará a limpiar esa estantería bien y rápido?, ¿contento o amargado?

   Pensadlo. Creo que debemos dejar de analizar las quejas, cada minucia de lo que hacemos en términos absolutos de bueno o malo, lo importante es adoptar una actitud positiva. Y en ese sentido, espero lo mejor de vosotros.

jueves, 20 de octubre de 2011

Esas Tragedias Asistidas


Dostoyevski, en su obra "Diario de un escritor" dedica un breve capítulo para hablar de las mentiras. En él afirma que todos los rusos son mentirosos, que mienten para quedar bien frente a extraños que no conocen de nada, al igual que lo hacen frente a los seres que supuestamente aman.

"Entre nosotros se goza mintiendo. Se puede a menudo afirmar que un ruso mentirá...casi diría por la hospitalidad, por ser agradable".

Después de la conferencia de paz en San Sebastián donde se pidió explícitamente a ETA que dejara las armas, la organización, que se ha hecho con la vida de muchas personas, anunció esta tarde que cesará su actividad... Ahora me pregunto ¿hablaba Fédor exclusivamente de los rusos?



un cafe y charlamos.....


Presiona sobre la imagen para verla más grande

norte

¿Cómo dominar una brújula? El explorador concentró su mente, su fe y su alma en la agujita y se perdió.

martes, 18 de octubre de 2011

Las efemérides

Volver atrás, cerrar los ojos muy fuerte y murmurar “Tal día como hoy...” es un deporte. Soy inflexible en ese punto y puedo añadir que un deporte inofensivo: No se puede cambiar el pasado.
Hace exactamente cinco años, Elías Ruiz decidió ceder su colección de tebeos a su hermano menor Carlos. Estuvo toda la tarde ordenándolos cronológicamente y los dejó en la mesa de la cocina con una nota.
En esta misma fecha, doce años atrás, Luisa Muñoz Cossi que se dirigía al trabajo, miró al cielo mientras estaba parada en un semáforo y supo que el verano se había ido definitivamente. Decidió sacar en cuanto tuviera oportunidad la ropa de invierno del altillo, incluido el abrigo azul.
Hace exactamente la friolera de cien años Rafael Márquez se rozó con su prima Elisa mientras jugaban y descubrió que estaba enamorado. De golpe.
Un día como hoy, en 1974, dos transeúntes aligeraron el paso para coger el autobús y un macetero desprendido de un segundo piso se estrelló a sus espaldas. Habían salvado la vida y perdieron la oportunidad de que sus nombres aparecieran en los periódicos.
Tengo que cortar la conexión. Los Elaboradores de Efemérides Oficiales me han localizado y denunciado. Me persiguen como si fuera un terrorista.

lunes, 17 de octubre de 2011

Nada


Ha pasado tiempo y sin embargo la habitación se vuelve gris al recordar aquellos años en Barcelona, retratados minuciosamente por la joven mujer que cada día se sienta a dibujar mis sueños rotos que también fueron los suyos, nuestras ilusiones devastadas por el viento helado de posguerra.

A ratos el repiqueteo de la máquina de escribir cesa y su mirada se pierde más allá de la ventana. Es entonces cuando yo, su alter ego, si no conociera la respuesta, le preguntaría: “¿qué ocurre, Carmen?”, pero la conozco. Ella siempre me respondería: “nada, Andrea, no ocurre nada”.

Un día como hoy


Siempre me han resultado curiosas las efemérides, el hecho de pensar que un día como el que vivimos, tan común, tan cotidiano, alguna vez pudo ser especial, diferente e incluso pudo marcar el curso de la historia de la humanidad, me parece sumamente fascinante. Puede que en nuestra existencia nunca hayamos tenido un 1 de septiembre que haya sido importante o trascendente, sin embargo el 1 de septiembre de 1939, sí fue una fecha que marcó significativamente la historia de la humanidad. ¿No es curioso que en ese mismo día (que para nosotros pasó tan aburridamente normal) hace 72 años comenzara la Segunda Guerra Mundial? Un acontecimiento que dejó nefastas consecuencias sobre nuestra especie, que puso en evidencia el odio y las cosas terribles que el ser humano es capaz de hacer por un poco de poder.

Por esa curiosidad que me provocan las efemérides es que he pensado en escribir este pequeño artículo, pues un día como hoy nacía uno de los hombres que han posicionado la literatura inglesa en un lugar de prestigio.

Era un día igual al de hoy, pero del año 1854 cuando la señora Joana Elgee daba a luz a un bebe rosadito, como lo son todos. Por supuesto que esta mujer ignoraba que el recién nacido no sólo seguiría sus pasos, dedicándose a la escritura, sino que además se convertiría en uno de los escritores más destacados de su época. De hecho ese bebito frágil fue tan genial que consiguió trascendir, siendo un escritor aclamado durante generaciones, aún después de muerto. Estoy hablando de Oscar Wilde.

El nacimiento fue un día como hoy en Dublín, actualmente perteneciente a Irlanda, en aquel entonces era parte del Reino Unido, pero por esas cuestiones que nunca terminaré de entender, esa enfermedad humana de querer separar cada vez más los territorios, después se convirtió en Irlanda. (A veces me imagino que dentro de siglos, cada país estará formado por una hectárea, entonces aprender las capitales sí que va a ser un verdadero lío para los estudiantes)

Pero me estoy yendo de tema, he pensado que como reconocimiento a este autor lo mejor que podía hacer era dejar algunos títulos para que aquellos a quienes les interese se acerquen y lo lean, o re-lean, ¿qué mejor fecha que el aniversario de su nacimiento para hacerlo? En fin, aquí va la lista de recomendaciones y no me extiendo más. Espero que os guste.

"De profundis y ensayos"
"El retrato de Dorian Gray"
"La importancia de llamarse Ernesto"

domingo, 16 de octubre de 2011

Un poco de música

jueves, 13 de octubre de 2011

Querido Miguel

    Mira, no pasa nada, si no te sale la poesía pues a otra cosa, no te obsesiones, lo importante es que estamos juntos y que nos queremos, y eso vale más que cualquier metáfora o cualquier poema, eso sí procura acentuar los pronombres personales y las palabras agudas, que llevan acento cuando acaban en “n” o en “s”, no se te olvide, pero la poesía…, la poesía se encuentra en todas partes, en el radiador, en el delco de un automóvil, en esas películas de monstruos de gelatina que ves con el Dani y el Carlos (fíjate, si pongo el artículo delante del nombre propio es porque ha habido una recategorización al de los comunes), a mí me gustan más las japonesas, que son más estilizadas y tienen un poco de contenido, ya sabes, eso de leer entre líneas, pero no importa, me encantan tus letras, redondas y apretadas, como si se robaran el espacio, y esas “oes” que en vez de llevar acento parecen que llevan sombrero, cuando se los pones, claro (vigila los hiatos y los diptongos), y hablando de robar, ¿es verdad que el Dani tiene un juicio pendiente por allanamiento de morada?

   No me llames por teléfono, acaban de cortarnos la línea, mi padre dice que trata de una confusión, pero yo creo que son las cartas, el póker también es poesía, pero él no acierta con la rima ni a la de tres, no dejes de escribirme, yo también pienso en ti a todas las horas del día.

TRAGEDIAS MENORES.....

viernes, 7 de octubre de 2011

jueves, 6 de octubre de 2011

Terapia


Aquel día se acostó en la cama de su hermano. Así, la cama vacía que vería sería la suya.

Querida Loli:

Te escribo esta carta para que no digas que no escribo. No se que poner. Anoche fui al cine con el Carlos y el Dani una película de las que me gustan con monstruo gigante de gelatina pero estaba ahi ahi dandole vueltas porque te quería hacer una poesía y no me entere bien. Como lagunas, del repente el mostruo se comía al policía y cuando me quería dar cuenta ya era una bola gigante y los bomberos no podían y el final era en una fabrica de extintores o se disolvia en un lago, que no me enteré y tampoco se me ocurrió nada para una poesía. Nada de nada. Me fui directo a casa y el Dani que me quedara que que me quedara pero que no que no que me piro y me dormí enseguida para no darle más vueltas al coco. Que te cuento. Esta mañana he cambiado las bujias a un ford y todavía estaba como dormido pensando en la poesía que al final no me ha salido, pues perfecto. El jefe de taller me estaba cronometrando y me felicitó y yo lo había hecho sin pensar, mecanicamente. El mecanico mecanico, ese soy yo. Un chiste malo de los mios que solo tu te ries. He estado en la bibllioteca y he estado a punto de copiar una poesía, pero al final nada porque no las entendía y a lo mejor te mando algo que no tiene nada que ver. Estoy buscando todas las palabras en un diccionario porque no te gusta con faltas, que lo tengas en cuenta y a lo mejor lo paso todo a limpio aunque esta es mi mejor letra pero te mando esta misma que al final no te mando nunca nada. Haber, te tienes que conformar con estas letras porque nunca podria hacer una carta tan bonita como las tuyas, y mucho menos una poesía ni explicar las cosas que siento por ti y la de tiempo que paso pensando en ti a todas horas. Y ya no te escribo más, te llamo por telefono que es mas facil.

Un beso

miércoles, 5 de octubre de 2011

viernes, 30 de septiembre de 2011

lunes, 26 de septiembre de 2011

martes, 20 de septiembre de 2011

Algunas palabras favoritas

       Me gusta la palabra “sombrero”, porque me recuerda a las mujeres fatales y al cine negro americano; me gusta la palabra “amor”, que es “hielo abrasador y fuego helado”, “ un andar solitario entre la gente”; me ponen de los nervios “locución” o “compuesto”, en cambio, me gusta “paremia”, que suena rara y  distinguida. Me gusta “lengua”, porque me recuerda el sabor y la magia de sus besos. Con “pluma” y “volar” evoco ese poema de Oliverio Girondo: “ Maria Luisa era una verdadera pluma /desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina /volaba del comedor a la despensa /volando me preparaba el baño, la camisa /volando realizaba sus compras, sus quehaceres /!con qué impaciencia yo esperaba que volviese volando / de algún paseo por los alrededores / ¡Maria Luisa, Maria Luisa!... y a los pocos segundos / ya me abrazaba con piernas de pluma / para llevarme a cualquier parte”.  Me gusta la palabra “sueño” y “guardapáginas”, que ni siquiera creo que exista. “Magia” me lleva a Hermes Trimegisto y los saberes ocultos.  Me falta una…, “jeroglífico”, “invento”, “desenlace”, cualquiera de ellas podría servir.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Calentamiento global


Hace tiempo que se aísla en la torre más alta de Invernalia. Desde su atalaya contempla el extenso territorio y admira sin que nada se interponga el blanco impoluto y brillante del hielo. Con desazón recuerda las palabras del profeta Baldin: “Llegará el día en que la tierra se calentará en gran medida, así como el mar y el aire que respiramos, los hielos se derretirán y los mares aumentarán su tamaño y sepultarán ciudades bajo sus aguas, y esto provocará el fin de muchas especies, y será difícil la supervivencia de la humanidad”. Lord Eddard Stark piensa angustiado en su descendencia, en las gentes que conforman su señorío y teme que el Norte se convierta al fin en el reino olvidado.

jueves, 1 de septiembre de 2011

lunes, 22 de agosto de 2011

viernes, 12 de agosto de 2011

lunes, 1 de agosto de 2011

viernes, 29 de julio de 2011

Absurdo

Estocolmo, 13 de abril de 1990

2:45 horas

Solo forcejea cuando se acerca el primero. Uno tras otro, a veces dos a la vez, se vacían en ella mientras el resto aplaude la hazaña. El último le asesta un tiro en la frente. Van saliendo de la cabaña entre voces de satisfacción, no sin antes escupir y patear el cuerpo inerte. No aguanto más y vomito. Se burlan de mí mientras me dicen que todo vale para engrandecer la patria.

4:10 horas

Todo arde a no muchos metros. Los gritos enemigos contrastan con la euforia de los nuestros. Afortunados los que han caído por acción de los proyectiles justo antes de que todo se incendiara. Uno de ellos consigue alcanzarnos envuelto en llamas. Le disparo ante la decepción de mis compañeros. El humo comienza a cegarnos y dificulta la respiración, llega el momento de marcharse. Atrás dejamos la barbarie de un exitoso ataque sorpresa.

A la mañana siguiente nadie habla. Nunca hay palabras justo después. En silencio se enfundan en sus batas y se calzan las zapatillas. Tras la rutinaria visita al lavabo sus pies avanzan de forma automática hacia la cocina y les llevan hasta la cafetera y el tostador de pan. Después de unos pocos bocados y numerosas miradas de compasión se rompe el silencio por primera vez:

- Las pesadillas han vuelto, ¿no es eso?
- Para ti también, entiendo.

Cabizbajos se entretienen con las migas amontonadas sobre la mesa en un intento de eludir lo obligado. Ninguno de los dos se atreve a formular la pregunta. Al fin alguien dice:

- ¿Tenían rostro?
- No. ¿Los tuyos?
- Tampoco.
- Entonces todo va bien.
- Lo sé. Mientras no tengamos rostro todo irá bien. Te quiero.
- Te quiero. Sin duda arderemos en el infierno, pero al menos lo haremos juntos.

Él, Steve J. Foster, estadounidense, 65 años. Él, Kim Gu, norcoreano, 66 años. Ambos, combatientes en la guerra de Corea.

lunes, 25 de julio de 2011

Star Trek o la fuerza del sino

- Hey, Spock, ¿cómo va?
- Capitán, qué sorpresa, no esperaba verle en este momento por aquí.
- Está todo a punto, así que he pensado en dar un paseo antes de partir hacia Andrómeda VI. ¿Sabe? Según venía me estaba acordando de aquella ocasión en que le robaron el cerebro. Lo pasamos mal, amigo.
- Ya lo creo, estuvimos cerca de que aquella alienígena dejara K.O. a toda la tripulación. Mire, aquí llega Mc Coy.

Y mientras el enfermero les toma la tensión arterial y les introduce en la boca la pastilla de las cinco, Locke pelea con Potter por una bola de dragón ante la mirada atónita de Marge Simpson.

Jamás se descansa en el Madison Freaks Hospital.

lunes, 18 de julio de 2011

jueves, 14 de julio de 2011